¿Te das cuenta..? El principal testigo de Bonadío y Stornelli, el chofer Centeno (cuadernos) estuvo detenido por intento de homicidio y tiene atención psiquiátrica

Oscar Centeno es el chofer más famoso de la Argentina. Fue publicitado como el gran testigo, por sus registros minuciosos y detallados, de un presunto sistema de recaudación ilegal durante el gobierno kirchnerista. Sin embargo, su perfil real dista mucho del que vendieron los medios de comunicación, según consta en su legajo del Programa de Protección de Testigos e Imputados. Estuvo internado en un psiquiátrico, acusado de homicidio, por tirarle una granada a su superior militar y lanzó una insólita alarma por un sangrado que se produjo él mismo al bañarse. Estos son algunos de los hitos que describen realmente al hombre que se convirtió en figura mediática.

El chofer de las fotocopias de los cuadernos ingresó al sistema el 3 de agosto de 2018, luego de que el entonces director Francisco Lagos se reuniera con el fallecido juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli. Su operador, el nexo entre Centeno y el Programa, fue Carlos Linsalata. Este policía de la Ciudad de Buenos Aires que también supo manejar el caso de Alejandro Vandenbroele, a quien el gobierno de Mauricio Macri, mediante el ministerio de Justicia de Germán Garavano, le puso un hotel boutique en Mendoza.

legajo, que pudo chequear El Destape, figuran episodios para nada conocidos de su historia. Uno de los más destacados ocurrió el 17 de agosto de 1989, durante su desempeño en las fuerzas militares. Al mezclar fármacos con vino, abrió fuego contra el personal y arrojó una granada a su superior, lo que lo llevó a estar internado en un psiquiátrico.

Puntualmente, el documento explicita que ingirió “Lexotanil y al mezclarlo circunstancialmente y desconociendo sus efectos con vino, en Boulogne en el Batallón de Arsenales 601, desempeñándose como cuartel con la Jerarquía de Sargento Ayudante, por lo que refieren en la causa iba a tomar a la guardia en reemplazo de un compañero sin dormir y con problemas personales y un Suboficial Mayor le recomienda tomar el psicofármaco antes mencionado”.

Centeno tomó guardia e ingirió “una copa de vino, empuñando el arma y abriendo fuego contra personal militar sin causar daños. Posteriormente, un Capitán le toma el armamento y le ordena darse un baño pero regresa arrojando una granada de mano origen español la cual, al impactar en una ventana, se rompe y no explota”. Por este episodio, consta en los documentos oficiales, “fue internado bajo tratamiento psiquiátrico”.

Los documentos a los que accedió El Destape especifican, en la evaluación psicológica que hizo el Programa de Protección de Testigos sobre su persona, que “en 1989 debió exponerse a evaluaciones psiquiátricas cuando fue acusado de intento de homicidio por haberle arrojado una granada a su superior”. Por el hecho, estuvo detenido durante tres años y dos meses.

(Por: CARLA PELLIZA)

 

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO