¡El virus avanza…!! Cómo cuatro pasajeros se contagiaron coronavirus en un vuelo

El viaje fue de Dubai a Auckland y duró 18 horas. Días después siete personas que estuvieron a bordo dieron positivo de covid-19. Parte de los contagios ocurrieron durante el trayecto. 

Un brote a bordo de un vuelo de 18 horas desde Emiratos Árabes Unidos a Nueva Zelanda ofreció a los investigadores de ese país de Oceanía una oportunidad para estudiar los contagios en tránsito. Según pudieron reconstruir, el 28 de septiembre el vuelo 448 de Emirates Airlines partió de Dubai hacia Auckland con 86 pasajeros a bordo y una dotación completa de tripulantes: para el 8 de octubre, siete de esas personas habían dado positivo. Utilizando mapas de asientos y análisis genéticos, el nuevo estudio determinó que parte de los contagios habrían ocurrido durante el vuelo, luego de que un pasajero iniciara una cadena de infección que se propagó a otros en el camino.

El estudio fue realizado por el Ministerio de Salud de Nueva Zelanda y la agencia neozelandesa de laboratorios ESR. Aún no ha sido revisado por otros científicos pero arroja luz sobre el potencial de transmisión que tiene el coronavirus durante los vuelos en avión. Si bien la industria de las aerolíneas ha realizado investigaciones que indican que el riesgo es bajo, este es el segundo caso de transmisión en vuelo en Nueva Zelanda.

Dos de ellos (casos C y E) reconocieron que no llevaban cubrebocas. De los restantes, dos (A y B) reconocieron que se quitaron las máscaras para dormir y mientras estaban sentados, lo que implica que solo las usaban mientras caminaban a bordo.

La aerolínea no requirió el uso de mascarilla en la sala antes de abordar. Tampoco exigió pruebas antes del vuelo, aunque en los días anteriores al abordaje cinco de los siete pasajeros que posteriormente dieron positivo sí se habían sometido a una prueba y habían recibido resultados negativos.

Los casos

Sentada en los asientos 26D y 26G, se sospecha que una pareja de Suiza es la raíz de la pequeña cadena de transmisión. La pareja, explica el estudio, realizó el test de coronavirus el 24 de septiembre, tres días antes de partir de Zurich hacia Dubai. Esos resultados fueron negativos. Pero después de llegar a Nueva Zelanda, uno de los dos comenzó a desarrollar síntomas.

Etiquetada como Caso A, esta persona comenzó a experimentar dolor muscular y debilidad general el 1 de octubre, dos días después de llegar al centro de aislamiento obligatorio en Nueva Zelanda. Su pareja desarrolló síntomas, los mismos que en el caso A, más tos y secreción nasal, al día siguiente (ambas pruebas del día 3 dieron positivo). “El Ministerio de Salud considera que las personas son infecciosas dos días antes del inicio de los síntomas, por lo que el Caso A se trata como la única persona que fue infecciosa en el avión, aunque el Caso B puede haber estado infectado en ese momento”, explica el medio neozelandés Newsroom. El caso B, dicen los investigadores, probablemente fue infectado por la misma fuente que el caso A o por el propio caso A.

El resto de las pruebas del día 3 para el vuelo EK448 también fueron negativas, excepto una, etiquetada como Caso C: estuvo asintomático durante todo el curso de su enfermedad, según el estudio, y se sentó en el asiento 24C (al otro lado del pasillo y dos filas frente al Caso A). Viajó desde Kiev, en Ucrania, a Dubai antes de abordar el avión hacia Auckland.

El caso E, que tampoco desarrolló síntomas por su enfermedad, arrojó un resultado positivo el 6 de octubre. Estaba sentado dos filas detrás del caso B y había llegado a Dubai desde Kochi, India. El caso D, que se sentó directamente detrás del caso A y voló a Dubai desde Dublin, desarrolló congestión, dolores de cabeza, un resfriado, dolores musculares y otros síntomas entre el 4 y el 7 de octubre, momento en el que dio positivo.

El caso F desarrolló congestión y tos el 2 de octubre, pero dio negativo en la prueba del día 3 ese día. Había llegado a Dubai desde Johannesburgo con otros tres miembros de la familia, incluido el eventual Caso G. Cuando los cuatro fueron examinados nuevamente el 8 de octubre, los casos F y G dieron positivo mientras que sus dos familiares dieron negativo. Cuando llegaron los resultados, el caso G estaba asintomático, pero al día siguiente desarrolló congestión y dolor de garganta. La familia se había sentado dos filas frente a los casos A y B, pero intercambió asientos durante todo el vuelo.

Los investigadores creen que el caso G no se infectó en el vuelo, sino que fue infectado por el caso F mientras compartía una habitación en aislamiento controlado.

Qué dicen los genomas

Cuando los investigadores de Nueva Zelanda obtuvieron los resultados del secuenciamiento de genomas de los casos del vuelo EK448 –procedimiento habitual para rastrear mutaciones potencialmente peligrosas– notaron algo extraño. “Encontramos que un montón de genomas de ese análisis, que era un análisis de vigilancia de rutina, estaban vinculados“, dijo a Newsroom Jemma Geoghegan, viróloga evolutiva de la Universidad de Otago y miembro clave del equipo de secuenciación de covid-19 del país.

“Investigamos esto más a fondo porque no estaban en un grupo familiar y algunos de ellos estaban en diferentes instalaciones de cuarentena. Luego, hablando con los rastreadores de contactos, resultó que en realidad estaban todos en el mismo vuelo. Entonces, a través de una investigación más profunda, se descubrió que, en realidad, eran de países bastante separados geográficamente, pero solo tomaron el mismo vuelo desde Dubai, por lo que su vuelo de conexión fue la única vez que realmente estuvieron en contacto entre sí“, dijo la investigadora.

Los casos A, B y C luego se convirtieron en los sospechosos naturales de la fuente de la infección, dijo Geoghegan. Esto se debe a que dieron positivo el día 3 y, por lo tanto, habría sido más probable que fueran infecciosos los días anteriores. “Entre los casos A y B, el caso A desarrolló síntomas un día antes y eso habría significado que era infeccioso desde la mitad del vuelo de 18 horas. Mientras tanto, el caso C nunca desarrolló síntomas, lo que hace mucho más difícil estimar un período infeccioso probable”, dice Newsroom en la nota que da cuenta del estudio.

Resolver ese misterio se volvió mucho más fácil cuando los siete genomas se compararon con el registro internacional. La variante del virus que había infectado a estas siete personas tenía cinco mutaciones que la distinguen de la secuencia “original” del SARS-CoV-2 registrada a principios de enero. Solo hay seis genomas de virus en la base de datos de GISAID, que alberga más de 212.000 secuencias, que coinciden con el encontrado en los casos de EK448. Todos ellos fueron grabados entre el 2 y el 23 de septiembre (pocos días antes del vuelo desde Dubai) y todos ellos fueron en Europa.

Dos de las secuencias se originaron en el Reino Unido, que ha secuenciado casi la mitad de los genomas disponibles en GISAID. Los otros cuatro se encontraron en Suiza. Esto llevó fuertemente a los investigadores a concluir que los Casos A y B llevaron a Covid-19 al vuelo EK448. 

Los investigadores también reconocieron que era posible que la transmisión ocurriera en el aeropuerto de Dubai. Sin embargo, señalaron que el hecho de que los siete casos estuvieran dentro de cuatro filas entre sí, y dentro de dos filas de los casos índice probables, indicaba claramente que la transmisión tuvo lugar a bordo.

“Estas conclusiones están respaldadas por la secuenciación del genoma, un plan de asientos a bordo y las fechas de inicio de la enfermedad. Estos datos no excluyen definitivamente un evento de exposición alternativo como la transmisión que ocurre en el aeropuerto de Dubai antes del embarque, por ejemplo, durante el check-in o el embarque colas. Sin embargo, la proximidad de los pasajeros relevantes a bordo durante el vuelo sugiere que la transmisión en vuelo es plausible”, sostuvieron los investigadores.

Importancia de mantener el aislamiento y las medidas de protección

“Esto demuestra la importancia del aislamiento y la cuarentena gestionados. La idea de que las personas pueden dar negativo en la prueba y luego subirse a un avión y todo está bien, es claramente una tontería. Las personas podrían estar incubando, pueden infectarse en pocos días antes de que vuelen. Una vez más, es una buena evidencia de que las pruebas previas al vuelo, aunque evitarían que las personas infectadas suban al avión, no atraparán a todos “, dijo uno de los investigadores.

Para los estudiosos, “que tres pasajeros dieran positivo en el tercer día de su período de cuarentena de 14 días indica algunas de las complejidades para determinar el valor de las pruebas previas a la salida, incluida la modalidad y el momento de dichas pruebas”.

(Fuente:Página 12)

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO